PRIMERA APARICIÓN Abril 10 de 1976

Un cuñado había invitado a Luis Federico insistentemente para que le conociera una propiedad que había adquirido en Guarne. Él rechazó la invitación en varias ocasiones, pero ante la insistencia de su cuñado y como éste le aseguró que respetaría la oración que tenía planeada para realizar en un campo solitario, aquel sábado 10 de abril aceptó la invitación y fue a conocer la finca con su familia: iban tres hermanas, la esposa y el cuñado. Cuando estaba cerca del Alto, donde hay un bosque, vio con asombro que aquel bosque verde se ponía amarillo. Pensando en que aquel fenómeno se debía al cansancio se restregó los ojos y se sentó a descansar en una pequeña concavidad del terreno dándole la espalda al bosque. A los pocos minutos de estar en esta posición, sintió como unas manos en su espalda que lo empujaron, haciéndole girar para quedar nuevamente mirando hacia el bosque. Estaba amarillo y con mayor asombro vio una intensa luz blanca que caía al pie de tres arbolitos. Siguió hacia la luz caminando y arrastrándose y vio en medio de la luz a la SANTÍSIMA VIRGEN con el NIÑO JESUS en sus brazos como queriendo desprenderse de ella para pasarse a los brazos de él. Se acercó a Ella como a una distancia de tres metros y cayó al suelo:

PRIMER MENSAJE


ELLA le dijo: “Levántate, porque yo he venido a dar un gran mensaje para los hombres de tu país. Busca un ministro de la Iglesia y dile que he venido a buscar la santificación de muchos. Por el momento tú, mientras vivas en la tierra, vivirás sólo para el servicio de DIOS y de los hombres que a ÉL le temen. No te creas mucho de la filosofía escrita por los hombres que ambicionan fama y prestigio; sólo ama la caridad, la fe y las palabras de CRISTO JESÚS, que son las que te adoctrinan. Cumple los 10 mandamientos del SEÑOR y gozarás del premio que os ha prometido. Anda, cuenta lo que has visto y lo que has oído; el SEÑOR vive junto a ti.”

SEGUNDA APARICIÓN Mayo 1 de 1976
En el mismo lugar volvió a aparecérsele, en medio de un resplandor de luz, mientras él caía en la tierra. Inmediatamente oyó lo que le decía:

SEGUNDO MENSAJE


“Levántate y ven. He visto que has creído en la TRINIDAD SANTA y en MI y te llenaré de alegría tu espíritu. Busca un ministro del SEÑOR para que te dé más conocimiento de JESÚS SANTO en todos los hombres. El te consagrará más a EL y formarán grupos y alabarán todos al SEÑOR. Él os dará un verdadero mensaje. Nunca hables en tu nombre ni busques palabras finas; se humilde y de corazón bueno, pues el ESPÍRITU SANTO hablará por tí. Desde ahora te diré que se te ha dado la gracia del consejo para todos los que lo necesitan. No temas, pues, si alguien trata de decepcionarte."

Al volver en sí, había a su alrededor unas 50 personas
TERCERA APARICIÓN Junio 5 de 1976
Como de costumbre, al aparecer la SANTÍSIMA VIRGEN, él caía al suelo, pues como él dice: “A fin soy pecador y no resisto su presencia” y muy cariñosamente ELLA le dijo:

TERCER MENSAJE

“Levántate, que bastante has rodado en el pecado, pero tu has pedido clemencia y perdón con todo tu corazón y te has alejado de lo prohibido gradualmente y DIOS ha puesto su misericordia en ti. Pues bien, escucha lo que voy a decirte: No han creido en mis mensajes, porque los hombres siguen atados a la tierra como árboles, pues son mas grandes sus raíces que su mismo follaje. ¿Cómo reconocer los frutos, si las raíces devoran sus ramas? ¿Cuántas demostraciones y pruebas he derramado a todos los seres creados y todavía no están conformes? ¿Cómo creen en lo demás si no han visto nada? Si yo mandara algo divino, suave como la flor y duro como la roca, ¿Qué pasaría? Pues la fe y las enseñanzas han decaido, porque han dejado introducir textos que simplemente imitan a los primitivos auténticos. Pero no toda la culpoa es de los ministros del Señor; ellos siguen la gracia que les fue dada, pero falta más celo ... (la otra parte del mensaje, que es para el clero no ha sido revelada).
CUARTA APARICIÓN Julio 3 de 1976
En esta aparición, estaba la SANTISIMA VIRGEN toda vestida de blanco con un manto azul, color cielo de verano, y le dijo:

CUARTO MENSAJE

"Levántate y escucha bien mi encargo: construye una capilla donde puedan celebrar la SAGRADA EUCARISTÍA, enseñar la fe en JESUCRISTO y en los SANTOS EVANGELIOS; y que en la consagración del Pan y el Vino, la Pascua del SEÑOR, reviva en sus corazones, como CUERPO SANTO. Con ello, las riquezas no son de este mundo sino del que DIOS PADRE tiene preparado para los que en ÉL confían".

Luis Federico le dijo: "¡Pero si soy pobre y no tengo dinero para hacer la construcción, ni aún para comprar un pedacito de tierra!"

Respondió MARÍA SANTIFICADORA: "El universo fue creado por mi PADRE. ¿Acaso ÉL te negará el pedazo de tierra que tu necesitas? Si todos los tesoros del mundo fueron diseñados por mi PADRE, ¿Acaso ÉL te negará lo poco que tu necesitas para construirla? Anda y no te desanimes, ponte a trabajar que yo te acompañaré para que cumplas el compromiso. No tengas miedo, porque el ESPÍRITU SANTO estará contigo y con los que te ayuden. No pedirás y mucho menos tomarás prestado. Ustedes dicen que cinco mil fueron los azotes que le dieron a mi HIJO amado. Pues bien, esa será como prueba la suma que sin pedir se te concederá. Esa será la primera prueba. La pequeña construcción será humilde y yo estaré en todas las necesidades y derramaré abundantes gracias a todos aquellos fieles que me reciten el Santo Rosario por siete veces. Anda pues, yo te empujaré, sé breve porque de ti y de los que te ayuden depende la salvación de muchos".

Ese día estaban presentes unas noventa personas, que por las manifestaciones se dieron cuenta de la aparición.
QUINTA APARICIÓN Agosto 7 de 1976
QUINTO MENSAJE

"Acércate y no temas, porque has encontrado con tu fe la presencia de DIOS en tu espíritu. Desde hace siglos se han santificado muchos hombres porque mediante su fe y perseverancia se han levantado contra el pecado y han puesto todas sus obras, trabajos luchas y sufrimientos como holocausto dirigido a la imagen de DIOS PADRE y más tarde en JESUCRISTO, salvador de los hombres. Recoge mis palabras, sin esperar prodigios; renuncia a todos los bienes materiales de la tierra; ten presente los diez preceptos del SEÑOR, cúmplelos celosamente. Esto se lo cuentas al ministro que está esperando más de mi. Porque hay ocasiones en que es muy difícil discernir la verdad; porque a alguien lo creyeron loco y hoy es una roca de la que brotaron ríos de agua viva, porque aquel que llena los cielos y la tierra desprende rayos de amor en el ESPÍRITU SANTO para todos los que en ÉL creen. Dilo y no temas porque yo estaré contigo y él te entenderá.
SEXTA APARICIÓN Septiembre 4 de 1976
SEXTO MENSAJE

"Yo mediaré por todos los que creen en MÍ y por todos los que recen el Santo Rosario y amen a la TRINIDAD SANTA y ETERNA. No permitiré que Satanás se acerque a su lecho a la hora de su muerte y muy grandes serán los frutos de aquellos que alaben al ESPÍRITU SANTO, sin olvidar al PADRE y al HIJO: Porque vendrán épocas de hambre y miseria y el firmamento se cambiará en un rojo encendido y las cosechas sufrirán pestes. Surgirán enfermedades terribles que la ciencia no podrá detener; habrá desolación y pánico en todo ser creado y hasta los bosques temblarán y no será muy tarde, porque esto es apenas el principio,  ya que las aguas se están mermando.

Sólo quedará todo aquel que aspire a la verdadera sabiduría, ciñendose a las primitivas enseñanzas de CRISTO JESUS en la tierra; los que sigan la palabra ciencia de los SANTOS EVANGELIOS y aquellos que temen al PADRE SANTO y a los que se conformaron con la presencia espiritual de JESÚS CRUCIFICADO, redentor del mundo".
 
SÉPTIMA APARICIÓN Octubre 2 de 1976
SÉPTIMO MENSAJE

"No admitas que traten de retar tu fe, porque no enviaré pruebas como antes hasta que den buen crédito a los siete mensajes que contigo he enviado y hayan tenido fe en mi aparición allí en tu privilegiada tierra. Sólo enviaré pruebas espirituales . Que estudien detenidamente cada mensaje de los siete que tú entregarás y en ellos descubrirán la verdad. Diles que: ¿De qué sirve a un hombre sembrar y sembrar semillas en un campo despejado y cuando va a recoger el fruto duda de la semilla que sembró? Y cada pastor conoce las ovejas de su rebaño y el sembrador la semilla que sembró y sabe separar la semilla mala y la buena la retiene para otra siembra. Que retengan así también lo bueno y lo malo lo santifiquen; pues un hombre cualquiera, el que menos se piensa, puede ser un evangelio para otro o para muchos., pues DIOS da a los hombres buenos ya los malos les participó de su vida divina. El último te escuchará y creerá en tí. Por el momento, confórmate con lo que has presenciado y has oido; yo estaré contigo hasta el fin. Predica sobre la fe que es otra gracia que te he confiado y fortalécete con los Evangelios..."

Estuvo desmayado durante quince minutos, según relatan los testigos presenciales.
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2008-2009